Manos y autorretrato – Generosa, 2017

Hace unos meses comencé un proyecto que por falta de tiempo y de recursos he tenido que dejar a un lado. El proyecto consistía en realizar una serie de dibujos muy concretos -manos y autorretratos- con enfermos de Alzheimer y con otras demencias o deterioros cognitivos, y quizá más adelante poder publicar un libro con sus dibujos e historias. Hoy veo complicado llevarlo a cabo, así que compartiré algunos de los dibujos que me regalaron algunos ancianos.
Generosa es una de las pacientes que más me impresionaron aquellos días. Callada, reservada… al contrario que el resto de sus compañeros, que eran más activos, ella apenas interactuaba con el resto. Quizá se trataba de las demencias más avanzadas con las que me encontré.

Generosa1Generosa2

Impresionaba, porque su rostro era serio y casi no conseguí sacarle una sonrisa. Recuerdo que  le costaba establecer contacto visual; su mirada se perdía y tras sus ojos costaba apreciar tristeza, felicidad o indiferencia. Al igual que con el resto de enfermos, no tuve contacto directo con sus familias y tampoco tuve el placer de conocerles antes de la enfermedad, por lo tanto, lo que sé de ellos me lo dieron mientras dibujaban lo que les pedía, y a Generosa pude conocerla poco. Me cuesta interpretar su dibujo sin conocerla, habiendo hablado tan poco con ella. Pero mientras la veía colorear su mano insistentemente y después de ver cómo se dibujaba a sí misma, sentí angustia. Da pena pensar que ella sintiera lo mismo que yo, ya que muchos de los dibujos que hicieron retrataba no cómo eran físicamente, sino cómo se sentían y qué les preocupaba. Espero que Generosa no se sintiera así, pero probablemente lo que dibujaba era algo que no era capaz de expresar con palabras y que de forma inconsciente lo hacía a través del lápiz. Cuando acabó le pregunté si estaba contenta con sus dibujos, me dijo que sí y me aseguró que se sentía conforme con lo que había hecho.
Me llamó la atención un detalle del autorretrato: se dibujó con los brazos abiertos y marcando unos dedos que le recorrían todo el brazo. ¿No es curioso que alguien que se llama Generosa se dibuje con un gesto que se puede interpretar como “generoso”? ¿que alguien que parecía tener tantas reservas, se dibuje con los brazos abiertos? Ahora, con unos meses de por medio, creo que quizá lo que intentaba expresar con el dibujo era que de alguna forma sigue aquí y que le gustaría que pudiéramos seguir contando con ella.

Sergio Véliz del Carpio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s