La amiga de Arancha

Desconozco el nombre de La amiga de Arancha, por eso la llamaré La amiga de Arancha.

La amiga de Arancha es una mujer de unos 55 a 60 años, con sobrepeso y un timbre de voz que la delata como fumadora. Exfumadora, quizá.

La amiga de Arancha, probablemente sea doctora o enfermera o, al menos, maneja términos y conoce procedimientos relacionados con la medicina.

La amiga de Arancha, tía de Alfonsito – Alfonsito, no Alfonso, pese a que ya no es un niño, es mayor de edad, porque conduce- el domingo a las 11:35 subía en la Línea 184 en Plaza de Castilla con destino El Casar.

La amiga de Arancha llevaba años sin coger ese autobús, así como mucho tiempo sin siquiera visitar la zona de El Casar, Talamanca, Torrelaguna…

La amiga de Arancha toma ese autobús para pasar el día con su hermana. No hace un tiempo excelente, pero, tal y como le dice a su hermana, “lo importante es estar juntas y ver a los niños”.

Sí, La amiga de Arancha avisará a su hermana algunos minutos antes de llegar a la parada, así Alfonsito podrá ir a recogerla. La hermana de La amiga de Arancha tranquiliza a La amiga de Arancha: “está nublado, pero la temperatura es agradable”.

La amiga de Arancha está preocupada, porque lleva chanclas y seguro que llueve.

La amiga de Arancha recibe un Whatsapp de Arancha, quien quiere hablar con ella. Sin embargo, Arancha no sabe que su amiga lleva tiempo sin teléfono fijo (ahora que lo pienso, vaya amiga) y, aunque lo tuviera, estando en el autobús no podría cogérselo.

La amiga de Arancha explica que va a casa de su hermana y que han dejado caer que podría quedarse a cenar, por lo que no sabe hasta qué hora estará fuera.

La amiga de Arancha se preocupa por su amiga, por Arancha
.
“¿Qué ocurre?¿pasa algo? Si necesitas cualquier cosa envíame una nota de voz por Whatsapp. O puedes llamarme por Whatsapp, que no cuesta nada. Te llamaría yo… pero es que estoy pendiente de no pasarme la parada de autobús, que hace tiempo que no voy a casa de mi hermana”.

(De verdad, vaya puta mierda de excusa para no llamar a tu amiga)

“¿No sabes cómo se llama por Whatsapp? Es sencillo, cuando te vea te lo explico, ¿pero qué pasa?”

La amiga de Arancha acaba llamado a su amiga, a Arancha, para conocer lo ocurrido y evitar pasar el día preocupada. La amiga de Arancha le pregunta por ella, por si vendrá a Madrid próximamente. Arancha responde con respuestas cortas. Parece que no, que por el momento no vendrá a Madrid. La amiga de Arancha, entonces hace la pregunta clave:

“¿Cómo está tu madre?”

Arancha explica a su amiga, La amiga de Arancha, que su madre no está del todo bien. Tiene algún tipo de herida o úlcera. Por eso Arancha quería hablar con su amiga, con La amiga de Arancha, para que le diera su consejo…
La amiga de Arancha se ofende porque, parece, las enfermeras que están tratando a la madre de su amiga, de Arancha, no son profesionales; son enfermeras que están en verano de refuerzo y sólo piensan en cobrar. No están haciendo curas diarias a su madre y, en personas mayores, ese tipo de úlceras purulentas deben ser limpiadas cada día, para poder deshacerse de “la pus” (utiliza el femenino, en lugar del masculino).

La amiga de Arancha aconseja a Arancha que se ponga seria y, en caso de no recibir una respuesta positiva por parte de los facultativos, que empiece a poner reclamaciones.

Sí, La amiga de Arancha estuvo en Mérida con un amigo que es especialista en castillos y que le enseñó todos los restos arquitectónicos de la zona, porque hasta entonces ella sólo había visitado el museo y el teatro romano.

La amiga de Arancha corta a Arancha, le explica que está a punto de llegar –pese a que faltaban al menos 20 minutos- y que está preocupada, porque está lloviendo a cántaros –pese a que no cae una gota de agua desde hace al menos 6 horas- y lleva chanclas. Se va a poner perdida.

La amiga de Arancha y Arancha se despiden.

La amiga de Arancha, pasados unos minutos se dirige a mí y me pregunta cuánto falta. Le respondo que unos 10 o 15 minutos.

La amiga de Arancha, con esa información, llama a su hermana para avisar de que pronto llegará. La hermana pregunta por su ubicación y ella no lo tiene muy claro, por lo que decido ayudarla e informarla de que acabamos de cruzar Fuente el Saz y así se lo hace saber a su hermana.

El camino continúa en silencio y yo me bajo, pero La amiga de Arancha sigue en el autobús hasta llegar a la última parada, donde Alfonsito la espera.
La amiga de Arancha no tiene fijo, porque ha descubierto el Whatsapp y, sobre todo, las notas de voz. Lo que la amiga de Arancha no ha descubierto todavía son los auriculares y el volumen prudente en lugares públicos.

No seas como la amiga de Arancha. En el transporte público usa auriculares.

Póntelos; pónselos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s