Día Mundial de la Tartamudez: El discurso del Rey (2010) – Tom Hooper

El 22 de octubre se celebra Día Internacional de la Oscilación y el Día Mundial de la Tartamudez, en España se celebra el Día de las Catedrales y en México es Fiesta Nacional.

He buscado películas relacionadas con la tartamudez para este domingo. Quizá que giren en torno al tartamudeo no hay demasiadas, aunque sí las hay con personajes tartamudos. Pero bueno, me lo he currado1 y he analizado una película en la que la disfemia2 es protagonista.

En 1998, asociaciones internacionales relacionadas con el tartamudeo, declararon el 22 de octubre como el Día Internacional de Toma de Conciencia de la Tartamudez, para vivir en una sociedad que sea más sensible con las personas que viven con este problema. La tartamudez o disfemia es un trastorno de la comunicación caracterizado por las pausas o interrupciones en el habla, junto a tensión muscular en el cuello, cara, etc. Se trata de un trastorno que afecta de tres a cuatro veces más a los hombres que a las mujeres. Este trastorno del habla comienza en la infancia (generalmente) y si no se trata a tiempo puede tener importantes repercusiones en la vida adulta en el plano psicosocial, afectando incluso en las relaciones laborales. De hecho, muchos pacientes reconocen tener una baja autoestima y esto se agrava en la etapa adulta.

Película+El+Discurso+del+Rey+Tom+Hopper+(5).png

¿Y qué mejor película para hablar de eso que… El discurso del Rey de Tom Hooper?

Thomas George Hooper (en adelante, alguna veces, Tom Hooppy) es un productor, escritor y director de cine y televisión nacido el 1 de octubre de 1972 en Londres. Hijo de una escritora y de un businessman, se formó en la Highgate School y en la Escuela de Westminster, y a los doce años de edad ya decidió que se dedicaría al cine tras leer un libro titulado Cómo hacer cine y televisión; con trece años rodó su primer corto, Runaway Dog. Su segundo trabajo, Bomber Jacket, quedó en el segundo puesto en un concurso juvenil organizado por la BBC. A los dieciséis, Tom Hooppy ya estaba escribiendo su primer guion profesional, Painted Faces,  que llegó a venderse a Channel 4 gracias a la ayuda de Paul Weiland.  Hoppy siguió estudiando en la Oxford University Dramatic Society y ganó su primer sueldo como director de un vídeo corporativo navideño, hasta que la BBC le fichó para coordinar varias series y telefilms. Su debut en el mundo del largometraje con la cinta Red Dust le llevó directamente a obtener la nominación al mejor drama individual en los BAFTA de 2006. Asimismo, su trabajo en la miniserie de la HBO Elisabeth I proporcionó a Hooper su primer Emmy como director. Tom Hooper consiguió convertirse en uno de los más talentosos directores internacionales; prestigio que se vio confirmado con El discurso del Rey (2010), Los miserables (2012) y más recientemente La chica danesa (2015).

 

Tommy Hoopy es un director con una larga lista de premios y una larga lista de detractores, ya que se le considera por mucho un creador sobrevalorado. Sin embargo, creo que es un director que busca imprimir su marca personal y que cuida cada detalle en todo lo que hace. Es un tipo inteligente que hace un cine que todos acabamos viendo y disfrutando en algún momento, todos excepto quienes busquen en él signos de intelectualismo, porque no los hay. Aunque pueden parecerlo, realmente sus películas no son sesudas ni de una brillantez reflexiva, pero es que no pretenden serlo; es simplemente un cine sencillo, solvente y bien hecho. Y ya. En este sentido, en una entrevista, le preguntaron si preparaba sus películas pensando en Los Oscar y dijo que <<Creo que hay una ficción alrededor de eso. No pienso en esos términos. Recuerdo que cuando hacía El discurso del Rey pensaba que estaba haciendo una película muy pequeña que casi nadie iba a enterarse de su existencia. En ningún momento, ni una sola parte de mí, esperaba que la película iba a obtener tanto éxito ni tantos premios.>>3

Y eso, no sé por qué le defiendo, si seguro que él puede solito.

Hooppy, por lo que podemos ver en sus largometrajes y sus series, se mueve bien en los dramas, y en el biopic o en los hechos reales; trabaja temas políticos y tabúes como la transexualidad o el racismo. No sé si mérito suyo o de quién, pero se junta con actores maravillosos que levantan las posibles carencias de sus películas: Colin Firth, Helena Bonham Carter, Geoffrey Rush, Hilary Swank, Eddie Redmayne, Alicia Vikander, Hugh Jackman, Russell Crowe, Anne Hathaway… y creo que el gran trabajo de dirección de actores que hace no puede negarse. Igual que no se puede pasar por alto el trabajo del director de fotografía con el que ha trabajado en sus últimas películas y que ha ayudado a que Hooppy tenga su sello personal: Danny Cohen.

El director de fotografía, conocido por su asociación con Tom Hooper (han hecho juntos El discurso del Rey, Los miserables, La chica danesa  y la serie John Adams), también se hizo cargo de The Boat That Rocked de Richard Curtis, de dos pelis de Stephen Frears (The Program y Florence Foster Jenkins) y más recientemente de Room, la película irlandesa de Lenny Abrahamson, de 2015, que optó a cuatro Oscar incluyendo Mejor Película.

1183686-1024x682.jpg

Y me veo en la obligación de mencionar a David Seidler. Seidler es el guionista de El discurso del Rey, guion con el cosechó 30 nominaciones y ganó cerca de la mitad, incluyendo el Oscar y un BAFTA. El guionista nació en Londres en 1937 en el seno de una familia judía de clase media-alta. Durante la II Guerra Mundial el apartamento en el que vivía con su familia en Londres es bombardeado, fue entonces cuando se mudaron a Lingield y de ahí, poco después, viajaron en barco a Nueva York. En el trayecto, uno de los tres barcos que formaban el convoy en el que viajaba David, fue hundido por un submarino alemán. Fue en este viaje cuando Seidler desarrolló su tartamudeo.

Él piensa que su tartamudeo ha sido una respuesta al trauma que le causó la guerra. Siendo adolescente comenzó a darse cuenta de que su disfemia incomodaba a la gente y en muchos casos prefería estar callado. Sus logopedas no consiguieron que mejorase, pero con 16 años David se dio cuenta de que la tartamudez le acompañaría el resto de su vida… así que era el momento de ser escuchado y comenzó a pronunciar “la palabra F”4 según cuenta él mismo. Dos semanas después hizo una audición en una obra de teatro de su colegio.

David Seidler empezó a escribir, supongo, para contar todo lo que se callaba por vergüenza, y con 40 años comenzó a trabajar en Hollywood, escribiendo Tucker, un hombre y su sueño de Coppola. Pero siempre estuvo interesado en la figura del Rey Jorge VI –sus padres alentaban al guionista poniendo como ejemplo al Rey, quien siendo más tartamudo que él, se convirtió en un símbolo por sus discursos de resistencia durante la Segunda Guerra Mundial- y en los 70 empezó a investigar sobre su figura, llegando a ponerse en contacto un hijo de Lionel Logue5 , quien se mostró encantado por la posibilidad de compartir con alguien los cuadernos de su padre sobre sus terapias con el monarca. Sin embargo, David Seidler abandonó sus investigaciones en 1982, después de recibir una carta de la Reina Madre, que le pidió que no continuara con el proyecto mientras ella viviera6. Fue en 2005, con un cáncer de garganta que no remitió hasta 2011, cuando David retomó el proyecto con el que ganaría el Óscar, siendo el galardonado de más edad en esta categoría.

 

El discurso del Rey cuenta la historia de Albert Frederick Arthur George, duque de York, quien sufre una severa tartamudez y trata de ponerle remedio con la ayuda de un logopeda. Mientras él resuelve su problema, el mundo tiene otros más importantes: Reino Unido está a punto de entrar en guerra con Alemania, iniciándose así la Segunda Guerra Mundial. En este contexto, el Rey Jorge V, padre de Albert y Eduardo, fallece dejando el trono a Eduardo. Pero Eduardo no era el mejor candidato y su reinado duró menos de un año, tras el cual abdicó en favor de su hermano, quien pasó a ser conocido como el Rey Jorge VI.

Ambientada en uno de los momentos más turbulentos de la historia reciente, con un personaje secundario (Eduardo) que abdica para poder casarse con una americana sin títulos nobiliarios y divorciada dos veces, la película cuenta la historia de superación de un tartamudo. Es decir, pudiendo centrarse en los entresijos de la situación política de Reino Unido durante la Segunda Guerra Mundial, el guion nos lleva a un problema que puede parecer mucho más insignificante: un Rey tartamudo. Y si lo pensamos, probablemente fuera la visión que tenía de niño David Seidler desde Long Island del monarca; la imagen de un líder político en una situación muy complicada, que tiene que enfrentarse a su tartamudez.

La película tiene sus altibajos y es precisamente por eso, porque la premisa es más bien flojita y a su alrededor aparecen interesantes hilos de los que se podría tirar, pero sobre los que no se ahonda demasiado. Por ejemplo el motivo por el que el Rey es tartamudo: parece que es por la posible educación militar que tuvo, por el estrés y por la relación que tenía con su hermano mayor… pero no queda del todo claro. Tampoco se habla demasiado de la relación que tenía Eduardo con Wallis, y de la conexión de la pareja con los nazis. Al final, el motivo por el que sigues viendo la película es porque llegas a empatizar con el personaje, un Rey débil con un problema mundano…

El-discurso-del-rey-CuVitt-640x359.jpg

Destacar que el discurso real que dio el Rey8 Jorge VI y que aparece al final de la película no es igual, en la película fue resumido en casi la mitad. Aun así me parece un discurso aburrido y que muestra a un Rey con muy poco carisma… y tengo la sensación de que en el guion se rebaja la fuerza de los otros personajes, para poder ver más atractivo a Jorge. En cualquier caso, Colin Firth defiende maravillosamente a este personaje, de una película interesante, entretenida, bonita… pero que se olvida con facilidad.

Director: Tom Hooper Título Original: The King’s Speech Año: 2010 País: Reino Unido Productora: UK Film Council / The Weinstein Company / Momentum Pictures / Aegis Film Fund / Molinare London / Filmnation Entertainment / See-Saw Films / Bedlam Productions Duración: 118 min. Guión: David Seidler Fotografía: Danny Cohen Música: Alexandre Desplat Reparto: Colin Firth, Helena Bonham Carter, Geoffrey Rush, Michael Gambon, Guy Pearce, Timothy Spall

Otras películas para reflexionar sobre la tartamudez: Que Dios nos perdone (2016) de Rodrigo Sorogoyen, con Antonio de la Torre, Roberto Álamo y Javier Pereira; La vida por delante (1958) de Fernando Fernán Gómez con  Analía Gadé, Fernando Fernán Gómez, Rafaela Aparicio, José Isbert; Alguien voló sobre el nido del cuco (1975) de Milos Forman con Jack Nicholson.

 

  1. No, no demasiado en realidad.
  2. Disfemia, para los que como yo sois de la LOGSE, es sinónimo de tartamudez… Los de sistemas educativos anteriores lo sabían seguro. Claro.
  3. ¿Qué iba a decir el hombre?…
  4. Fuck. Fuck. Fuck.
  5. Como dato curioso, David descubrió que un tío suyo también era tartamudo y que fue a la consulta del Lionel Logue. El mundo es un pañuelo de mocos sanguinolentos y/o verdosos…
  6. La muy *******6, con 82 años le dijo a David Seidler “no sigas mientras esté viva”… y tardó 20 años en hacerlo, muriendo con 102 años…
  7. Cabrona, o capulla, o monarca. Me refería a monarca.
  8. Discurso real real jjjejjjejejejeje real – Rey jejejjjjejje.

 

 

El domingo de la semana que viene es el Día Internacional de la Psoriasis y del Ictus… a ver qué se nos ocurre…

 


 

Sergio Véliz

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s