Día Mundial de la Psoriais – The Singing Detective

Hoy, 29 de octubre, es el Día Mundial de la Psoriasis y el Día Mundial del ictus, jornada en la que se aprovecha para concienciar y dar visibilidad a ambos problemas.

En esta ocasión he buscado películas relacionadas con la psoriasis, principalmente porque soy un abonado a ella y sé lo que es una puta mierda, eso es lo que es. No me puse a echar un ojo a películas con relación al ictus, pero la verdad es que relacionadas con la psoriasis… no hay mucho, no.

 

El 30 de mayo de 2013, en la 67ª Asamblea Mundial de la Salud, se alentó a los Estados Miembros a que se involucrasen en actividades de concienciación acerca de la psoriasis, a fin de combatir la estigmatización de estos enfermos. Para quienes no conozcan esta dolencia, la psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel de origen autoinmune,​ que produce lesiones escamosas engrosadas e inflamadas, con una amplia variabilidad clínica y evolutiva. No es contagiosa, aunque sí puede ser hereditaria, y es más probable que la hereden los hombres que las mujeres. Puede afectar a cualquier parte de la piel, (generalmente codos, rodillas, cuero cabelludo y uñas) y en ocasiones produce complicaciones como la artritis psoriásica.

Más o menos, por explicarlo de manera sencilla: lo que ocurre es que la piel se regenera a una velocidad mayor a la normal; es decir, si generalmente debiéramos cambiar la piel cada 20-30 días, los pacientes psoriásicos regeneramos nuestra piel cada 4 días. Me gusta pensar que tenemos una regeneración como Lobezno pero con manchas amarillas en las uñas en lugar de garras de adamantium.

Realmente, cuando la enfermedad es severa, como el caso del que hablaremos en la peli, es un verdadero problema que afecta tanto física como psicológicamente.  Hoy toca hablar de El detective cantante de Keith Gordon.

 

Keith Gordon, director y actor, nació en Nueva York en 1961. Quiso ser actor tras ver un montaje de Of Mice and Men en Broadway en el que James Earl Jones actuaba. Como actor, su primera peli es del año 78… Tiburón 2 todos tenemos nuestro pasado, yo qué sé. Un año después trabajó en la película All that Jazz de Bob Fosse, interpretando a Joe Gideon de joven, y es curioso porque el actor que interpretaba a Joe Gideon de mayor era… ¡Roy Scheider, el prota de Tiburón 1! Como actor también le tenemos en Vestida para matar de Brian de Palma, Christine de Carpenter y otro puñado de películas no demasiado conocidas.

Sin embargo, su faceta como director sí parece más interesante. En 1988 hizo su debut como director y guionista con la película The Chocolate War (en España, La guerra de los bombones), con la que consiguió nominaciones a mejor película en el Festival de Chicago y a mejor ópera prima en los Independent Spirit. En 1992 rodó y escribió una película antibélica, con la que obtuvo de nuevo una nominación en los Independent Spirit, en este caso a mejor guion por su adaptación de la novela de William Wharton; la película, ambientada en la II Guerra Mundial, es En la línea de ataque. Mother Night de 1996, Resucitar un amor del año 2000 –película nominada de nuevo a los Independent Spirit por el guion, esta vez a cargo de Robert Dillon- y El detective cantante en 2003 completan su lista de largometrajes. Pero es que, el amigo Keith donde se ha breado con los grandes es en televisión y, revisando sus trabajos, parece un apasionado del formato televisivo. Ha trabajado en series como Wild Palms,
Gideon’s Crossing, Gritos en la noche, House, Dexter, Jackie, The Killing, Homeland, Rectify, Master of Sex, The Bridge, The Strain, Better call Saul y Fargo II entre otras. Y creo que no es casualidad que, habiendo sido director en algunas de las series más importantes y exitosas de los últimos años, dirigiera El detective cantante, película basada en una serie del mismo nombre y creada por nada menos que Dennis Potter.

Si la semana pasada hablamos de David Seidler y de cómo utilizó sus experiencias traumáticas para hacer una película tan maravillosa como El discurso del Rey, hoy toca hablar de Dennis. Dennis Potter fue un personaje con una infancia destrozada, marcada por los abusos sexuales que sufrió de su tío y que marcaron su personalidad introvertida, creándose sus propios mundos; pero sobre todo, fue el mejor guionista de la televisión inglesa y uno de los grandes revolucionarios del medio. Dennis se presentó como candidato al Partido Laboralista en las elecciones del 64 y salió tan desilusionado que dijo no haberse votado ni a sí mismo. Fue entonces, cuando llevaba sufriendo artritis psoriásica dos años, cuando decidió dedicarse a la escritura, ya que parecía ser de las pocas salidas laborales que le permitía la enfermedad. Potter, usó su enfermedad, como hizo David Seidler, para escribir una historia relacionada con la psoriasis en la miniserie El detective cantante.

Su primera serie importante fue Casanova en 1971 y su primera gran controversia llegó con su película televisiva Brimstone & Treacle que tuvo el dudoso honor de que su emisión fuera prohibida por la BBC durante once años, por una escena de violación a una mujer discapacitada. Potter decidió suavizar un poco el contenido sexual en sus trabajos y se basó en recuerdos de su infancia para escribir el guión de Pennies from Heaven. El estreno de la serie en 1978, fue un éxito absoluto para la crítica y le llevo a realizar diversos guiones para películas, hasta que la BBC le volvió a dar carta blanca, lo que le llevó a escribir The Singing Detective. Esta serie supuso un antes y un después: nunca se había visto nada igual.  La serie fue (y sigue siendo) un referente en su obra, donde cantó a la eterna lucha del espíritu humano para trascenderse a través de la creación, de la imaginación libre. Las series de Dennis Potter se caracterizan por tener una estructura atípica, huyendo de la linealidad temporal, y en The Singing Detective esta complejidad la lleva al máximo, con una inteligencia pocas veces vista hasta ese momento en una serie televisiva.

El detective cantante, tanto en serie como en cine, es una historia que describe lo que pasa por la mente de un escritor policíaco mientras se recupera de un brote de psoriasis especialmente fuerte, mezclando en diversos planos sus recuerdos infantiles, las tramas de sus libros y su realidad en el hospital. La película vista ahora no tiene una originalidad en su estructura que no haya visto antes, pero la serie en aquella época, y más en televisión, fue un verdadero cambio.

La película es heredera de esta serie completamente, tanto por el guion como por la realización, que en muchos aspectos es también muy televisiva con un aspecto setentero.

En la película, sin embargo, el escritor de novelas policiacas es Dan Dark en lugar de  Philip Marlow, quien se encuentra en la cama de un hospital con una tremenda psoriasis. Durante su convalecencia, Dan reelabora su primer libro en la cabeza. Febril, paranoico y propenso a pensar números musicales, se confunde con su protagonista, un detective que investiga el asesinato de una prostituta en Los Ángeles de 1950. Dan debe agregar a su habitual descontento sus regulares visitas obligadas al excéntrico psicoterapeuta, el doctor Gibbon, quien está decidido a hacer solucionar los problemas de su paciente. Pero la solución está dentro de la cabecita de Dan.

En el caso de Dan Dark, su psoriasis parece claro que está causada por una montaña de traumas infantiles que no ha llegado a superar y podemos ver cómo a medida que los supera, la psoriasis desaparece de su cuerpo; y en este sentido me parece interesante como utiliza la psoriasis en la historia, ya que en muchos casos esta enfermedad viene provocada por el estrés, depresión o por el estado anímico del enfermo. Además la propia enfermedad le causa dolores tan agudos que afectan en su humor y le provocan las alucinaciones, que son las que marcan la estructura del largometraje. Y siendo una película más bien flojita, la estrategia que utiliza de hacer trabajar al espectador para entender la estructura de la historia me parece el mayor punto a favor y lo que termina consiguiendo que nos enganchemos. ¿Qué es real? ¿Qué sueño o recuerdo? ¿Qué es verdad?

Los números musicales de la película no lo había dicho pero la película es una comedia musical y paso de reescribir para contarlo, lo meto por aquí y os dais por enterados no son demasiados ni demasiado cargantes, aunque sí pueden resultar un poco extraños, ya que, al igual que hacía Potter en sus series, en la película vemos a los actores haciendo playback sobre temas archiconocidos y a veces toca que un personaje cante una canción con una voz que no se parece ni de lejos a la del actor que le encarna. 

Bien, hacemos un repaso rápido: la película va de un escritor aquejado de psoriasis que imagina números musicales, tiene alucinaciones, recuerdos traumáticos y su psicoterapeuta es un tipo muy excéntrico. Pues ahora os es cuando os cuento quién es quién, porque resulta llamativo el nivel de los actores para una película así de loca. El prota, Dan Dark, es don Robert Downey Jr. quien consiguió el premio a mejor actor en Sitges por este papel; como prostituta en la historia creada por Dan Dark y como su esposa tenemos a la magnífica Robin Wright; y el psiquiatra loco es un envejecido y grimoso Mel Gibson. Destacar también los papeles de matones despistados y torpes -creados también por la imaginación de Dan Dark- que son interpretados  Adrien Brody y Jon Polito.

Una película decente, pero sin llegar a ser demasiado reseñable, quizá porque las comparaciones son odiosas… o quizá, porque realmente, es una película floja. Sin embargo no está mal echarle un ojo por curiosidad y por ver a Mel Gibson y a Robert Downey Jr caracterizados así.

NOTA: 5

 

Director: Keith Gordon Título Original: The Singing Detective Año: 2003 País: Estados Unidos Productora: Icon Productions / Haft Entertainment / Airborne Productions Duración: 109 min. Guión: Dennis Potter Fotografía: Tom Richmond Reparto: Robert Downey Jr.,  Robin Wright,  Mel Gibson,  Jeremy Northam,  Katie Holmes, Carla Gugino,  Adrien Brody,  Jon Polito,

Otras películas para reflexionar sobre la tartamudez: Mr. Turner (2014), de Mike Leigh. Y ya. No hay más.

El domingo de la semana que viene, 5 de octubre, es el Día Mundial de los Docentes y el Día Internacional de James Bond… Parece bastante fácil, así que, ya que en Perú es el Día Nacional de la Medicina Peruana, puede que valore hablar sobre alguna película relacionada con ese tema. Total, no tengo amigos… o mejor dicho, voy a empezar a perderlos por hacer estas cosas.

 


 

Sergio Véliz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s