Día de la infantería en Paraguay – La hamaca paraguaya

Hoy, 16 de noviembre, es el Día Internacional para la Intolerancia, el Día de la lengua islandesa, el Día del Criminólogo en México y el Día de la infantería  en Paraguay. Ahí es nada.

En esta ocasión, en lugar de decidir yo de qué iba a hablar, eligieron en el programa en PlusRadio de El Casar en la noche, donde colaboro los jueves hablando de una película. Pensé, que ya que hacía esto en el blog, podía exportarlo a la radio y que mis compañeros me pusieran el reto cada semana. Obviamente, como no son buena gente, eligieron que hablara de alguna película relacionada con la Infantería Paraguaya tócate los cojones.

A priori parecía una jugarreta putada, pero la verdad es que encontré más pelis de las que podría parecer. Pero bueno, pongámonos en contexto.

El 16 de noviembre ha quedado establecido en el calendario Paraguayo como el día de la conmemoración y reconocimiento a una de las más decisivas victorias del Ejército Paraguayo durante la Guerra del Chaco; se trata de la victoria en la Batalla del Carmen. Esta victoria tuvo lugar el 16 de noviembre de 1934, y además coincide con la fecha de nacimiento del Gral. Eugenio Alejandrino Garay, que precisamente tuvo un papel destacado durante la Guerra del Chaco en la que se enfrentaron Bolivia y Paraguay. El General nació en 1874, claro, no nació en 1934 y ya se puso a luchar, que hay que decirlo todo.

Como no soy un especialista en la Guerra del Chaco, y por extensión, en la Batalla del Carmen, resumo: de 1932 a 1935 Bolivia y Paraguay se enfrentaron en la guerra más importante en Sudamérica del S.XX, donde murieron 60 000 bolivianos y 30 000 paraguayos, pese a que Bolivia movilizó a unos 130 000 soldados más que Paraguay, que sólo desplazó a 120 000. El objetivo de los dos países era controlar la zona estratégica del Chaco Boreal.

Quisiera Ser Chaco Boreal y darte así un mundo de color.

La verdad es que hay unas cuantas pelis sobre este tema, pero casi todas abordadas desde el punto de vista boliviano… por lo que quizá, la infantería paraguaya queda un poco en segundo lugar. Así que busqué películas paraguayas que tratasen el tema, o al menos de puntos de vista algo más neutrales. Y ahí es donde estaba la dificultad, entre otras cosas, porque el cine paraguayo es bastante escaso, muy de autor y no todo llega a España. Sólo he encontrado una película paraguaya que hable de la Guerra del Chaco, La hamaca paraguaya de la directora Paz Encina

 

Paz Encina, nacida en Asunción en 1971, es considerada una de las creadoras más grandes y talentosa del cine latinoamericano actual. Estudió cine en Buenos Aires y, de vuelta a Paraguay, realizó videoinstalaciones y dirigió cortometrajes. En 1997, realizó un vídeo La siesta que le valió el segundo premio del Festival de vídeo Arte BA (Buenos Aires). En 1998, rodó en 16 mm el cortometraje Los encantos del jazmín. En el año 2000, dirigió el cortometraje titulado Hamaca paraguaya, con el patrocinio del Centro Cultural Español Juan de Salazar y de la Escuela de Cinematografía. Con este cortometraje -que luego se convertiría en el largometraje que del que ahora hablaré-  consiguió una mención especial en el IV Festival de Internacional de Escuelas de Cine, el premio Génesis a la Mejor Película en Vídeo paraguaya y el primer premio del IV Salón de los Jóvenes Artistas, que concede el periódico La Nación de Asunción. Ese mismo año, rodaría el cortometraje Supe que estabas triste. Además de 2002 a 2003 impartió clases en la Universidad Católica de Asunción y en el Instituto Paraguayo de las Artes y las Ciencias de la Comunicación (IPAC).

Es en el 2006 cuando lograría el Premio FIPRESCI en el Festival de Cannes por La hamaca paraguaya.

Después de la película La hamaca paraguaya, no he encontrado demasiada información sobre otros trabajos de la directora, a excepción de cuatro cortometrajes: Río Paraguay/3 movimientos, y Viento Sur, Familiar y Arribo, y un largometraje el año pasado, también documental, Ejercicios de memoria.

Por lo que he podido leer, ya que debo reconocer que no había escuchado hablar de Paz, su cine se caracteriza en general por un fuerte compromiso con Paraguay, que trabaja en torno a la memoria -en Ejercicios de Memoria está claro, pero en general creo que es un aspecto que le preocupa mucho-  desde un profundo intelectualismo.

Como no he encontrado tanta información como con otros directores, paso a compartir un vídeo en el que da una pequeña charla que me parece muy interesante, porque da la sensación de ser una mujer que cree ciegamente en lo que hace, con pasión, pero también con mucha humildad.

 

La hamaca paraguaya, se ha convertido con el paso de estos años en una de las películas más destacadas de la historia del cine paraguayo, casi y sin el casi ha servido para poner en el mapa el cine de este país. Ganó premios tan importantes como el de la crítica FIPRESCI del Festival de Cannes o el Premio Luis Buñuel a la mejor película Iberoamericana.

El largometraje, de sólo 70 minutos, básicamente cuenta cómo viven la espera dos ancianos, Cándida y Ramón, la vuelta de su hijo de la Guerra del Chacho vale, lo sé, no hablo de infantería como tal… pero un poquito de imaginación. Es junio de 1935 y ambos, interpretados por Ramón Del Rio y Georgina Genes, se sientan en una hamaca a aguardar a su hijo y a la maldita lluvia que no llega. Pero a la vez, cada personaje tiene unas expectativas: él tiene claro que su hijo llegará, mientras ella ha perdido toda esperanza.

El resumen de la película es ese, aunque está lleno de matices ambientales: el calor aparece continuamente, y ellos lo sufren como lo sufriría su hijo desde el frente y como se sufrió realmente, pues durante aquella guerra uno de los mayores problemas fue la sequía en la región; los ladridos de la perra del hijo, que le espera con tanta amargura como los padres; el piar de los pájaros…

Pero, aunque el fondo es precioso –dos padres que esperan la llegada de un hijo que partió a la guerra y del que no hay noticias-, me temo que el formato, la forma de narrar… se hace densa. Mucho. Entiendo la idea, pero es un trabajo puramente experimental, no para todos los públicos. Muy intelectual y con una sensibilidad indudable… pero aburrirá a la mayoría del público. Los 70 minutos de película son Ramón y Cándida esperando, literalmente, no hay acción que haga avanzar la historia, sólo el diálogo de dos personas que esperan sentadas, que se quejan del calor, de la sed y de las tonterías que dice el uno al otro. Y encima, esos diálogos son voces en off, porque en ningún momento se les ve hablar… así que la película sí, puede ser bastante densa y repetitiva por momentos.

Por otro lado, la versión que he encontrado en Filmin estaba en castellano, no en guaraní y el doblaje creo que hace perder mucho a la película, ya que inevitablemente se apoya tantísimo en los diálogos.

Pero bueno, en cualquier caso creo que es un cine diferente, de pocos recursos y una mirada distinta a la que estamos acostumbrados con el cine comercial en Occidente, pero con elementos de interés y que tiene claro lo que quiere: que la larga espera que están sufriendo ellos, la sintamos nosotros… y desde luego lo consigue. Quizá como público yo busque otras historias, pero el objetivo que se proponía la película lo ha conseguido conmigo. No la recomiendo, no porque sea mala –oye, tiene un premio en Cannes, cosa que yo no- sino porque es una película para públicos muy exquisitos, que seguramente la conozcan ya, al ser un largo de circuito muy festivalero. Sin embargo, seguramente para creadores de cine pueda ser interesante echarle un ojo.

 

 

NOTA: 5/10

 

Director: Paz Encina Título Original: Hamaca Paraguaya  Año: 2006 País: Parauay Productora: Coproducción Paraguay-Argentina-Francia-Holanda-Austria-Alemania; Black Forest Films / CMW Films / Fortuna Film / Lita Stantic Producciones / Silencio Cine / Wanda Visión S.A. / Arte France Cinéma  Duración: 70 min. Guión: Paz Encina Fotografía: Willi Behnisch Reparto: Ramón Del Rio, Georgina Genes, Jorge López

Otra película que intentaré ver y que tiene relación con este tema es La sed de Lucas Demar y con Francisco Rabal. Además encontré otros títulos como: En el infierno del Chaco (1932),  de  Roque Funes, Kunuskiu (1990),  de Silvia Rivero o El hombre símbolo, dirigido por  Armando Urioste y Pedro Susz.

 

Hoy en El Casar en la noche me pondrán de nuevo otro reto, esta vez me tocará investigar sobre películas en relación con el Día de la armada en México, el Día de acción de gracias por el trabajo en Japón o el Día Europeo sin Techo.

 


 

Sergio Véliz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s