Día de Lucha Contra las Patologías Alimentarias – Madres Caníbales

Hoy, 30 de noviembre, es el Día Internacional de la Seguridad Informática y de la Lucha Contra las Patologías Alimentarias, además de ser el día nacional en Argentina del Mate y del Teatro, en Filipinas el día Bonifacio y en Rusia y Polonia el día de san Andrzj que es como san Andrés pero escribiendo a oscuras.  

Esta vez no me puedo quejar, la semana pasada en el programa de El Casar en la noche en PlusRadio , tuve mucha suerte con el mago Emilio Ponce. Fue bueno y eligió como tema para hablar de una peli hoy la Lucha Contra las Patologías Alimentarias.

Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) se pueden definir como trastornos mentales severos caracterizados por un miedo fóbico a engordar o a ganar peso y que va acompañado por importantes alteraciones en los hábitos de ingesta y/o en los métodos para compensar dicha ingesta (purgas). Estos trastornos se han convertido en la 3ª enfermedad crónica más frecuente entre los jóvenes. Vaya, que poca tontería con estas cosas.

Hay diferentes patologías, las más conocidas son quizá la anorexia y la bulimia, pero existen otras:

  • Vigorexia: no es un trastorno alimentario como tal, pero tienen en común la preocupación obsesiva por la figura y en ocasiones conlleva una distorsión del esquema corporal; las personas vigoréxicas se sienten escuálidas y quieren aumentar cada día más su masa muscular.
  • Ortorexia: obsesión por la comida sana o ecológica llegando a alcanzar un punto patológico. No suele ser una enfermedad que mate por inanición, aunque existen casos en los que la obsesión y la pérdida de la proporción es tan grande que lleva a que se realicen dietas extremas.
  • Pica: Deseo irresistible de comer o lamer sustancias no nutritivas como tiza, yeso, bicarbonato, algodón, pegamento, pinturas, moho, ceniza de cigarrillo, etc. Son manías propias de niños pequeños.
  • Síndromes del comedor nocturno, desordenado, compulsivo.
  • Sadorexia: mezcla la anorexia con el sadomasoquismo.
  • Pregorexia: la anorexia de la embarazada.
  • Potomanía: trastorno alimentario caracterizado por el deseo de beber mucho líquido de manera compulsiva y sin sed
  • Manorexia: anorexia nerviosa en los varones
  • Etilorexia: consiste en consumir alcohol y no comer para no engordar.

Y un largo etcétera de trastornos que afecta sobre todo a la población más joven  y con predominancia de la mujer.

 

No tengo ni idea de estas cosas  como con casi todos los temas que he utilizado para hablar de películas pero leyendo sobre el tema, parece bastante claro, por un lado, que el cuerpo propio es el factor de autoestima; y por otro lado, que esa autoestima se ve dañada cuando el paciente se compara con “modelos” inadecuados. En este sentido, me pregunto si existe un porcentaje de culpa en el cine al mostrar héroes con abdominales en las orejas y heroínas con medidas de 90-60-90 en lugar de apostar más por el fofisanismo.

En textos que he estado leyendo aparecen términos como Escala de Valores, búsqueda de la felicidad, del éxito, de la belleza… Realmente son enfermedades terribles, aunque afortunadamente cada vez estamos más concienciados. Creo.

Así que esta semana, como el tema en cuestión me parecía demasiado dramático, he optado por darle un giro a la propuesta de hablar sobre “patologías alimentarias” y he visto… ¡Madre Caníbales! (1988) de James Aviles Martin.

Comencemos, como siempre, hablando de su director. James Aviles, según IMDB tres películas más: La venganza de los zombies (1987), el documental Artwatch (2003) y Diega! (2011).

Y ya. No he encontrado mucho más de él. Puedo contaros que La venganza de los zombies va de zombies; que un montón de años después hizo Artwatch, que es un documental sobre la restauración en el mundo del arte; y que Diega! es una película basada en la obra de Eurípides Alcestis.

¿Tienes sentido para vosotros? Para mí tampoco. Como tampoco se lo encuentro a Madres Caníbales.

 

La película es ORO. Es una maravilla en la que las madres de la asociación del colegio local empiezan a agredir a los hijos. Y con agredir, me refiero a comérselos. ¿Por qué? Buena pregunta. El origen del extraño virus que les hace convertirse en caníbales, procede de un tipo de lo más pueblerino que se dedica a acostarse con todas las madres, transmitiéndoles una enfermedad venérea que provoca este comportamiento.

Este milagro lo tengo en DVD, por si alguien está interesado.

Animatronic, efectos especiales de poco presupuesto, adolescentes de 45 años, el poder corrupto que trata de tapar la enfermedad venérea, peleas entre madres e hijos, y un reto precioso: si quieren recuperar a sus madres, tendrán que inyectarles el antídoto, pero cuidado, que ahí va para que funcione, cada hijo e hija tendrá que suministrárselo a su propia madre.

Vedla, es mierda buena.

 

NOTA: 3/10

 

Director: James Aviles Martin  Título Original: Flesh Eating Mothers Año: 1988 País: USA  Duración: 89 min. Guión: James Aviles Martin, Zev Shlasinger Fotografía: Harry Eisenstein Reparto: Robert Lee Oliver,  Donatella Hecht,  Neal Rosen,  Valorie Hubbard,  Terry Hayes

 

Hoy más en El Casar en la noche. ¡Hasta la semana que viene!

 


Sergio Véliz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s