La fábula de un idiota con CV

– […] Pues si quieres puedes mandarme tu CV. Mira, apunta mi correo, que es personal… -dijo ella atropelladamente.

– Bueno… como quieras -balbuceé como pude.

Y, durante no más de dos segundos, nos miramos en aquel pequeño despacho en un incómodo silencio que se nos hizo eterno. No llegaba a entender por qué se tomaba la confianza de darme su correo personal. ¿Estaría pasando alguna señal de cortejo por alto?. 
Ella, como queriendo alargar mi agonía y alimentar mis dudas un segundo más, hizo un ademán con los ojos, como intentando… ¿retarme? ¿a qué? ¿qué buscaba en mí?

Finalmente, aceptando que estaba delante de un tipo bastante gilipollas, la muchacha prosiguió:

– … personal, arroba, ayuntamiento, punto, es… personal@ayuntamiento.es

Orejas rojas delante de la encargada del personal en el ayuntamiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s