Siete años sin estar a la altura

Lo mío no son tanto los aviones de caza como cazar aviones.

 

 

Mi historia en esto de cazar aviones empieza en el año 2016, cuando me di cuenta de que podía atrapar los cazas F-22… Al ser tan ligeros y no pesar demasiado los cogía sin demasiada dificultad. Después de eso vinieron los Sukhoi-25, el MiG-21…

No sé, yo sólo los cogía y los dejaba en sitios donde no molestasen. Entiendo que un mosquito de esos, entre tanta gente, debe ser desagradable para ellos… Y como yo soy grande y fuerte, empecé a dejarlos lejos.

Luego me explicaron que eran una cosa que los humanos de baja estatura llaman aviones y que eran parte de una guerra que tenían entre ellos. Me dio mucha alegría saber que, sin darme cuenta, estaba evitando muertes absurdas. Pero me sorprendió que ellos, lejos de alegrarse, se enfadasen y me acusaran de estar saboteando sus cosas de humanos de baja estatura.

No les entiendo, supongo, porque pese a ser tan alto, no estoy a su altura.

 


Sergio Véliz